7 estrategias para hacer una buena exposición oral

Habitualmente, cuando pensamos que tenemos que realizar una exposición oral resulta frecuente sentir nervios y estrés que acaben afectando al resultado final de nuestra presentación. Existen una serie de pautas que nos ayudaran a aumentar la calidad de nuestras exposiciones y reducir nuestra ansiedad en el momento de enfrentarnos al público. 

Prepara un guión de la presentación:

Crea un esquema donde aparezcan las ideas principales y los puntos que tienes que seguir en el transcurso de tu presentación oral. Es importante que apuntes también las ideas y/o los datos más concretos que no quieres dejar escapar aunque siempre sin perder la idea básica de que el guión es solo un esquema general que nos ayuda a seguir nuestra presentación.

Domina el tema:

Como es lógico es importante tener un conocimiento amplio y extenso del tema de la presentación no solo para sentirse cómodo y espontáneo en la misma, y de esta manera para poder dar respuesta sin problema a alguna de las posibles preguntas que nos realicen al finalizar la exposición.

Practica una buena técnica:

La actitud y las buenas intenciones en una presentación naturalmente que son importantes pero les faltaría algo si no le añadiéramos una buena técnica. Algunas de las técnicas que hacen más atractiva y dinámica una exposición son: hablar en voz alta y segur pero sin gritar ni aparentar excesiva autoridad, acompañar el discurso con el movimiento de manos y una buena expresión en la cara, variar el tono de voz en las frases y/o expresiones que se quieran resaltar, ser breve y no dar demasiados vueltas a un mismo tema y empezar la presentación con una breve introducción de 1 a 2 minutos en la que resumamos toda nuestra conferencia.

Adapta la exposición al público:

Una misma temática e idea se puedes presentar y explicar de muchas formas posible, cada una de ellas depende en gran parte del público al que va dirigido. Es por ello, que resulta muy importante saber y si es posible conocer información sobre las personas que van a recibir nuestra exposición. Algunas de las cosas que hemos de tener en cuenta es el grado de conocimiento del tema que posee el público, el rango de edad y la cantidad de público que va a estar presente en la presentación.

Motiva al público para participar:

El objetivo de cualquier conferencia y exposición es principalmente informar al público de algo y que este quede satisfecho no solo con lo que se presenta sino también con el cómo se presenta. Una de las formas de hacer más dinámicas nuestras sesiones de conferencias es pedir la participación del público sean cuales sean siempre sus características. No existen únicamente sistemas como el de preguntas o hacer salir a la gente al escenario sino que hay otras estrategias donde las personas no se sentirán tan presionadas siendo el centro de atención.

Utiliza material de apoyo:

En el mundo actual de las tecnologías realizar una exposición sin apoyos de ningún tipo puede resultar pesado y algo aburrido. Únicamente los profesionales pueden ser capaces de llegar al público y dinamizar una sesión de más de 20 minutos cuando no reciben apoyo de ningún tipo. Nuestro consejo es que hagas uso de un programa como el Power Point o el Prezi en el que no solo mandas información más dinámica al público reforzando el canal visual sino que también es un buen sistema de apoyo para la propia exposición.

Disfruta de la exposición:

Y como último consejo y pauta y probablemente una de las más importantes, es que disfrutes de tu presentación. Si el público ve que te apasiona el tema, que lo dominas y que los escenarios son lo tuyo sin duda será mucho más sencillo que tengas mayor interés por todo lo que les estás contando.

Si sigues estas pautas para tus próximas presentaciones, estamos seguros de que vas a tener éxito en el resultado a medio plazo y además probablemente el público al que iba dirigido también te lo agradecerá. Mucha Suerte!!!