Cómo aprender a gestionar los cambios en tu vida

Cómo aprender a gestionar los cambios en tu vida, es uno de los factores claves para vivir una vida plena y feliz. 

¿Que es el cambio?

El cambio supone diferencia, contraste, incertidumbre, algo diferente a lo que se está acostumbrado, implica salir de la zona de confort. Saber gestionar un cambio implica enfrentarse a retos que para algunos supondrán amenazas inquebrantables y para otros oportunidades colosales.

El cambio no es más que el fluir de las cosas, el fluir de un tiempo a otro, pasar de un estado a otro, el cambio implica transformación. ¿Que suele provocar el cambio en la vida? para muchas personas cuando se dan cuenta de que un cambio importante se está acercando tienen miedo, pero debemos recordar que el miedo no es un impedimento, si este miedo lo sabemos controlar y focalizar de manera coherente y respetuosa con nosotros mismos.

El miedo es un arma de doble filo por una lado nos aprisiona y acobarda pero si somos conocedores de quienes somos y nos damos la oportunidad de intentar, de vivir, de transformar ese miedo en coraje, entonces es posible ver la vida desde otra perspectiva, en donde cada ser humano tiene la oportunidad de descubrirse a si mismo y hacer que el cambio que esta viviendo le de todas las oportunidades y aprendizajes que necesita, eso es saber gestionar el cambio en tu vida.

Todo ser humano merece sentirse realizado. Sentirse realizado es vivir, es sentir, creer, amar, ser y estar en cada uno de los momentos presentes que tenemos el privilegio de experimentar. D.

Los cambios no siempre vienen con la mejor cara o de la mejor manera, en ocasiones vienen un poco turbios y es complicado ver la oportunidad en ellos, pero debemos de recordar que algunos cambios considerados “problemas” son aquello que necesitamos para despertar, para ser mejores, para aprender. A veces las palabras son más fáciles que la realidad, pero las palabras escritas desde la experiencia son las que aportan valor, confianza y fortaleza.

A partir de ahora aprende a gestionar los cambios de tu vida de la mejor manera posible por muy temeroso que te sientas, afronta tus propios miedos y conviértete en tu propio héroe, en aquella persona que ama, que siente, que vive, que vibra y fluye. El presente es ahora, tu eres el presente ¿Cual es tu elección? ¿Estás dispuesto a cambiar? ¿Estás dispuesto a fluir y volar en la vida? abran nuevos retos, abran nuevos miedos, obstáculos pero y tú ¿Estas dispuesto a enfrentarlos y seguir viviendo?

La clave o el secreto para afrontar cualquier cambio en tu vida, recuérdalo siempre, es el AMOR, la fuerza más poderosa que cada no de nosotros poseemos.

Consejos para alcanzar la plenitud de la vida y saber afrontar los cambios por Wayne Dyer:

Vivir con conscienciaes vivir cada momento de tu vida en el presente, no pensando en que harás mañana o después del trabajo, sino ahora mientras lees, mientras vives.

Dejar de lado el ego: el ego es nuestro orgullo, es quien nos recuerda que somos más que los demás o que somos menos. El ego es vanidoso, orgulloso, caprichoso y terco. El ego es resentido, avergonzado y miedoso. El ego es nuestra parte interna que debe aprender la coherencia en la vida, todo es equilibrio, nada sobra ni nada falta.

Decir no a la perfecciónpuesto que ya todo es perfecto, aunque no seamos conscientes siempre de ello, aunque un día llueva y no veamos el sol, eso no implica que no sea un día perfecto. Somos seres espirituales viviendo experiencias humanas, cada una de nuestras decisiones nos llevan por el camino que nosotros elegimos, un camino que nos guía a la realización de nuestra alma, de nuestra persona física, de nuestro yo integral.

No eres lo que poseesno somos nuestro dinero ni las propiedades que poseemos o lo que no poseemos. No eres tu nómina ni tus deudas, recuerda siempre que eres libre de sentirte como deseas vivir.

No hay que hacer juiciosesta es una de las claves que mayor trabajo comporta, y pensar que diciendo estas palabras, estamos haciendo un juicio de valor. Los juicios etiquetan, los juicios limitan, los juicios no dejan ver más allá de lo que estas pensando o diciendo. Es por ello, que es importante conseguir no juzgar, ni a ti ni a nadie. Nada es por casualidad y de todo se aprende.

Aprendí que el coraje no es la ausencia del miedo, sino el triunfo sobre el. El hombre valiente no es aquel que no siente miedo, sino el que conquista ese miedo. Mandela

¿Qué es la depresión? Síntomas y cómo hacerle frente

¿Qué es la depresión? ¿Cuales son sus síntomas? ¿Cómo superarla? ¿Por qué tengo depresión? ¿Para qué estoy viviendo de esta manera?

“No me entiendo, estoy bien, me río y me divierto, pero en el fondo siento un vacío que no desaparece aunque esté riendo a carcajadas.”Anónimo

A lo largo de la vida las personas se enfrentan a situaciones y experiencias que influyen de forma consciente e inconsciente en la manera de afrontar las circunstancias de la vida. Desde pequeños nos preparamos para vivir en un mundo movido por juicios en donde la persona se siente con el deber de hacer y de cumplir, sin la posibilidad en muchos de los casos de poder elegir.

Las situaciones difíciles como las pérdidas y los cambios drásticos de vida nos enfrentan a un mundo en donde los esquemas que nos hemos formado como individuos de una sociedad se tambalean y se abre una brecha en donde las emociones afligen, entristecen y enfadan. ¿Quien no ha vivido un momento en su vida en donde se sintió desorientado o perdido?

La depresión cambia la anatomía de nuestro cuerpo una situación de estrés repetida, incluso imaginada, cambia o puede cambiar el volumen de nuestro cerebro, del hipocampo en más de un 10% independientemente de la edad que se tenga, es por ello, la importancia de prever o tratar la depresión.

Sentirse abatido y confundido forma parte del proceso de reencuentro con uno mismo y de comprensión de la vida en un proceso de duelo. Pero cuando este proceso se alarga en el tiempo y cada vez se hace más difícil salir de este circulo de emociones y pensamientos en donde nada es positivo o agradable, nos lleva a vivir un estado depresivo clínico.

La depresión cuando no es un diagnóstico clínico grave suele ser un estado de ánimo pasajero. Si en la vida las cosas nos van mal y nos sentimos decaídos, sabemos lo que nos ocurre y podemos hacer algo para cambiar nuestros pensamientos y estado mental. Pero cuando se tiene una depresión clínica no es tan fácil hacer un cambio solo.

Pero cómo saber si se está padeciendo depresión, para ello, es importante identificar las características o síntomas de la depresión, así poder aceptarla y enfrentarla para poder superarla con la ayuda de un profesional si es necesario.

¿Cuales son los síntomas de la depresión?

  1. Anergía: sentimiento de poca energía. Cuando no tienes ganas de hacer nada, incluso no hacer aquellas cosas de las que antes disfrutabas.
  2. Abulía: es cuando se tiene poca motivación para enfrentarse a la vida.
  3. Desesperanza: es cuando vemos la vida de una manera muy oscura o cuando carece absolutamente de sentido, esto hace sentir que la situación sea imposible de poder cambiarla.
  4. Cambios en los hábitos alimenticios: puede aumentar o bajar por completo el apetito.
  5. Aislamiento social: estamos hablando de un aislamiento físico o emocional.
  6. Cambio en el hábito de sueño: puede ser insomnio, es cuando se pierde el sueño o hipersomnía, cuando hay un aumento del sueño y no se puede levantar ni de la cama.
  7. Tristeza constante: sentir constantemente sentimientos de tristeza a lo largo del tiempo.
  8. Pensamientos suicidas: es cuando los pensamientos de querer desaparecer o de no querer existir aparecen y/o se convierten en intentos de querer quitarse la vida.
  9. Llanto recurrente: es cuando se tienen ganas de querer llorar todo el día.
  10. Anhedonia: cuando se deja de disfrutar de las cosas placenteras que antes eran satisfactorias, como comer, pasear, leer, etc.

Hay que tener como mínimo cinco de los síntomas anteriormente expuestos por más de dos semanas. Si te encuentras confundido, abatido, sin esperanza y no sabes cómo encontrar nuevamente el camino, debes pensar que aveces en la vida es importante conocer las limitaciones de cada uno y saber cuando se debe recurrir a la ayuda de un profesional.

Aceptar quienes somos tal y cómo somos es el primer paso para volver a empezar y encontrar el cambio que necesitas en tu vida. La desesperanza y el no puedo estarán siempre, ser valiente no significa no temer o no tener problemas, es aceptarlos y permitirte afrontarlos de forma consciente.

Padecer depresión no es síntoma de debilidad, sino todo lo contrario, es que has sido fuerte durante demasiado tiempo. Al haber vivido un estrés continuo o situaciones difíciles y complicadas como problemas económicos, rupturas familiares, pérdida de un ser querido, pérdida del trabajo, etc., durante un tiempo prolongado pueden ser causas que hayan propiciado padecer una depresión.

Si te sientes identificado con alguno de estos síntomas o conoces a alguien que los esté padeciendo piensa que nada es por casualidad, la vida es un proceso de cambio y la decisión final la tenemos cada uno de nosotros.

“El hombre nunca sabe de lo que es capaz, hasta que lo intenta” Charles Dickens

¿Quién manda en tu vida? Hacia el Desarrollo Personal

¿Quién manda en tu vida? Dar respuesta a este interrogante en ciertas ocasiones parece ser sencillo pero en cambio en otras ocasiones esta pregunta promueve un sinfín de reflexiones que nos mueven a intentar comprender la trascendencia de este gran enigma.

La palabra mandar nos hace alusión a dirigir, hacia dónde  nos dirigimos como personas y como profesionales. Este gran interrogante sobre la direccionalidad de nuestra vida está intrínsecamente relacionando con nuestros pensamientos y creencias, y muchas personas no son conscientes de su repercusión.

Cuando creamos pensamientos, generamos sentimientos, emociones, actitudes y acciones configurando así nuestra vida. En los momentos felices y de logros las personas nos sentimos poderosas, capaces de cualquier cosa y a su vez sentimos la capacidad de autocontrol de nuestras decisiones, pero en los momentos de incertidumbre, cuando las cosas no salen tan bien como esperábamos ¿Qué ha sucedido? Es en esas circunstancias cuando se apodera de nosotros un sentimiento de reclamo, de duda, de insatisfacción. Quizás sientas que tu voluntad flaquea, o que vayas a la deriva, dirigido por fuerzas externas.

Como vemos ambas situaciones son totalmente diferentes pero tienen un nexo en común que se establece en los pensamientos y creencias que son el motor que conduce y guía cualquier circunstancia personal o profesional. Dirigir nuestra vida es una responsabilidad que debemos aprender a realizar con conciencia independientemente de las circunstancias externas. Quizás las palabras suene más sencillas y fáciles de comprender pero los momentos clave son aquellos en donde las palabras se han de transformar en acciones, en actitudes que promuevan el equilibrio y la estabilidad psicológica, física y emocional  de cada uno.

Identificarnos con lo externo produce apegos que conducen al sufrimiento, que mal gestionado promueve de forma consciente o inconsciente mecanismos de defensa como la huida o la evasión. Es decir, no querer enfrentarnos, no querer aceptar, no querer comprender, es una creencia limitante que nos detiene y nubla el juicio objetivo. A veces las personas caen en dependencias como las adicciones, la droga, al juego, al poder, al sexo, a las personas, a la acción desenfrenada o a las compras compulsivas, etc.

Podemos ver cómo las personas, sin darse cuenta dejan de tener ese poder para dirigir su vida, sueltan las riendas. Es por ello, la importancia de conocerse a uno mismo y saber responder ¿Para qué me encuentro en esta circunstancia de mi vida? Reflexionar es un momento clave para encontrar soluciones adecuadas en todos los ámbitos de la vida.

Este tema puede ser interpretado desde muchas perspectivas, desde la neurociencia, la psicología, sociología, filosofía, religión, antropología, el arte, etc. La importancia no reside en si la respuesta es científica o filosófica, sino en la creencia potenciadora que promueva a la acción constructiva de cada uno, para ser capaces de dirigir nuestra vida.

El primer paso para lograr el dominio sobre uno mismo es tener la voluntad de conseguirlo. Para ello se deberá ejercitar el poder mental para canalizar los pensamientos de manera positiva. La meditación es uno de las técnicas más adecuadas que nos confiere introspección y reflexión. Otras técnicas que se pueden utilizar son las afirmaciones y la visualización, que consiste en crear imágenes positivas en la mente para fortalecer nuestra voluntad de alcanzar aquello que nos afirme de forma positiva y potenciadora.

¿Quién manda en tu vida?